En 1990, la voyager-1 arriesgó sus intrumentos para volver hacia el sol y tomar una última fotografía de la tierra..